EL GRAN SUEÑO ESCANDINAVO CUMPLIDO

GRAN SUEÑO CUMPLIDO – JUNIO 2000 – VISITA ESCANDINAVIA

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CANCION DE CUNA ASTURIANA

Vídeo | Publicado el por | Deja un comentario

THE WINDMILLS OF YOUR MIND

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

VEGA , LA PASTORA, AL QUITE

VEGA , LA PASTORA, AL QUITE

de emejota
Aquí me teneis, soy Vega, ya pronto cumpliré dos años y estoy mucho más mayor que esta foto que fue sacada el año pasado, pero es la única que he encontrado.
Elemental querido Watson, es que soy una mastina  en todos los sentidos, incluido tamaño y pachorra, pero con el careto de border collie, es decir que soy pastora  total aunque no me hayan encomendado ningún rebaño, es por eso que ladro, para quedar bien, avisar si algo se mueve, si sube el ascensor, si….    bueno por todo, por más que  jota se empeñe en hacerme callar con un chssssst.  Soy pastora y cuidadora y  como no puedo ejercer domino el arte de hacerme la boba, de este modo me salgo casi siempre con la mía, hasta que me da pena la pobre infeliz y le hago caso, de pura pena que me da.
Nuestra jota anda rara, sin ganas de  nada, aunque el caso es que no para….. a veces de dormir, hasta que no le aviso no se levanta y de Zola,  de ella mejor ni ladro, tiene complejo de verruga, se pasa el día pegado a su lomo. Solo quedo yo, Vega la boba encargada de orear el blog.
Como no se me ocurre nada más que contar: copipegaré algo que he encontrado por la red  y me incumbe, al menos en lo referente al “curro” …  y porque dicen que los perros pastores somos muy listos, por la parte que me toca, me lo apunto, que ya está bien eso de ser la segunda, la bobita, claro con zola de primera, esa perra tan diligente, tan lista, tan pelota, …. bahhhh guauuuuu.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

EL SALTO DEL ANGEL

EL SALTO DEL ANGEL II

de BRASERO DE INVIERNO de emejota

EL SALTO DEL ANGEL
La trama se resume en que la independiente antropóloga Judith Newsky conoce casualmente un personaje totalmente ajeno a su mundo llamado David y  este empieza a enviarle largas cartas, sin esperar respuesta alguna. Los dos primeros capítulos describen cada uno de los personajes, ficticios pero con ciertas semejanzas con quien yo me se, cuyos pensamientos resultan reveladores  a través de una frágil trama que pretende enlazar ambos personajes para que consigan  completarse.
Sobra aclarar que fueron unas hojas malescritas en un sentido absoluta y totalmente simbólico, aunque los sueños sean verídicos y vayan desencadenándose a modo deseñalización para encontrar “el tesoro en el plano de la media vida”.  
Estaría bonito que cada quien alcanzara su meta siguiendo sus sueños, particulares e intransferibles.   Porque si existiera un tesoro y se pudiera conseguir por mucho que costara, ¿por qué conformarse con menos?

Si las hojas no se pueden leer claramente basta con pinchar en la que interese para que se reproduzca independientemente con entera normalidad.
Ya está escrita la entrada juevera, pero como las reglas son diferentes en esta ocasión y debo tener mono juevipublicante aprovecharé esta entrada que estaba guardada entre borradores.
Fue actualizada a primeros del 2010 en el blog del Otoño, pero se supone que forma una trilogía, ¿me estoy pasando, verdad? junto a las dos últimas entradas, saltándose la del pequeño mamón del lunes pasado. 
Lo cierto es que mientras escribo hay que estar sentada  y así es cómo aprovecho para descansar, no es de extrañar pues que me guste darle a la tecla. 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

REJUVENECER COMO UN AGUILA

Rejuvenecer como un águila

4FEB

Un mito de la antigua cultura mediterránea nos habla sobre el rejuvenecimiento de las águilas:

De tiempo en tiempo, el águila, como el ave fénix egipcia, se renueva totalmente. Vuela cada vez más alto hasta llegar cerca de sol. Entonces las plumas se encienden y empieza arder. Cuando llega a este punto, se precipita desde el cielo y se lanza a las frías aguas del lago. Y el fuego se apaga. A través de esta experiencia de fuego y de agua, la vieja águila rejuvenece totalmente: vuelve a tener plumas nuevas, garras afiladas, ojos penetrantes y el vigor de la juventud. Este mito seguramente es el sustrato cultural del salmo 103 cuando dice: «El Señor hace que mi juventud se renueve como un águila».

C.G. Jung entendía mucho de mitos y de su sentido existencial. Según su interpretación, fuego y agua son opuestos que cuando se unen se vuelven poderosos símbolos de transformación.

El fuego simboliza el cielo, la conciencia y las dimensiones masculinas en el hombre y en la mujer. El agua, por el contrario, simboliza la tierra, el inconsciente y las dimensiones femeninas en el hombre y en la mujer.

Pasar por el fuego y por el agua significa, por lo tanto, integrar en sí los opuestos y crecer en identidad personal. Nadie que pasa por el fuego y por el agua permanece igual. O sucumbe o se transfigura, porque el agua lava y el fuego purifica.

El agua también nos hace pensar en las grandes crecidas. Con su fuerza arrastraron todo, especialmente lo que no tenía consistencia y solidez. Son los infortunios de la vida.

Y el fuego nos hace imaginar el crisol o los altos hornos que queman y acrisolan todo lo que es ganga y no es esencial. Son las conocidas crisis existenciales. Al hacer esta travesía por la «noche oscura y terrible», como dicen los maestros espirituales, dejamos aflorar nuestro yo profundo sin las ilusiones del ego. Entonces maduramos para lo auténticamente humano y verdadero que hay en nosotros. Quien recibe el bautismo de fuego y de agua rejuvenece como el águila del mito antiguo.

Pero haciendo abstracción de las metáforas, ¿qué significa concretamente rejuvenecer como un águila? Significa entregar a la muerte todo lo viejo que existe en nosotros para que lo nuevo pueda irrumpir y hacer su camino. Lo viejo en nosotros son los hábitos y las actitudes que no nos engrandecen: querer tener siempre la razón y la ventaja en todo, el descuido con uno mismo, con la casa, con nuestro lenguaje, la falta de respeto con la naturaleza, así como la falta de solidaridad con los necesitados, próximos y distantes. Todo esto debe morir para que podamos inaugurar una forma de convivencia con los otros que se muestre generosa y cuidadosa con nuestra Casa Común y con el destino de las personas. En una palabra, significa morir y resucitar.

Rejuvenecer como un águila significa también desprenderse de cosas que fueron buenas y de ideas que en su día fueron luminosas pero que lentamente, con el paso de los años, han sido superadas y son incapaces de inspirar un camino hacia el futuro. La crisis actual perdura y se profundiza porque los que controlan el poder tienen conceptos envejecidos, incapaces de dar respuestas nuevas.

Rejuvenecer como un águila significa tener coraje para volver a empezar y estar siempre abierto a escuchar, a aprender y a revisar. ¿No es esto lo que nos proponemos cada vez que empezamos un nuevo año?

Que el año 2013 que estamos inaugurando sea la oportunidad de preguntarnos cuánto de gallina que sólo quiere andar escarbando en el suelo existe en nuestro interior y cuánto de águila hay todavía en nosotros, dispuesta a rejuvenecer, al confrontarse valientemente con los tropiezos y las crisis de la vida, y a buscar un nuevo paradigma de convivencia.

Publicado en EL NOBLE EJERCICIO DE PENSAR | Etiquetado , , | 1 Comentario

LO QUE OCURRE AL SOÑAR ….. CON ESCANDINAVIA

En la entrada anterior mencione una relación personal, muy indirecta, con esta imagen, con las auroras boreales.

Esto es así porque durante aquel año mágico, y posteriormente en Madrid, tendría ocasión de relacionarme con jóvenes nórdicos. Era como si en cierta forma un destino posible hubiera sido vivir mi madurez en el norte de Europa.  Los causantes de dicho destino fallido no fue un amorcillo sueco, o noruego, o islandés, fueron varios.  Por entonces no relacionaba, no entendía, solo notaba que existía un cierto magnetismo entre gentes de aquellas latitudes y mi persona.

Se dieron algunas  propuestas muy serias de matrimonio, si bien dos corrieron peligro de inminencia,  “contra” un noruego y “contra” un sueco. El primero, mucho después, incluso se vino a buscarme a Madrid, lo cual me azaró enormemente puesto que ya tenía novio formal y ….. extremeño.  El segundo, fotógrafo de profesión, acabaría casándose con una argentina con la que tuvo cuatro hijos y no paró de hacérmelo saber por los más diversos medios.

No quepa ninguna duda que habría aceptado alguna de ellas,  aunque no estuviera locamente enamorada de ninguno de los dos, con tal de salir de mi país y establecer una familia en una tierra que había admirado desde  los tiempos escolares a través de la asignatura de “Geography”, con unos textos bellísimos y esplendidas imágenes.   Las historias de aquellos esquimales me atraían enormemente ya desde bien pequeña.

 

Solo existía un gran, enorme impedimento, entre tantos, en  aquella etapa de mi vida: que quien se casara contra mi o viceversa se llevaría el “paquete mortal al completo” porque así lo había establecido mi progenitora desde antes de engendrarme, que para eso me educó en la élite hasta los quince. (Tres lústros de inversión le rentaron nueve… no resultó mal negocio, no.) Durante dichos quince años me lo dio todo amén de privarme el  tener que compartirlo con herman@s “envidios@s”. Luego me tocaría “rendir beneficios”, algo que no paró de recalcármelo desde el principio de mis días, sumado a  las palabras de un padre temeroso que su hija pudiera alguna vez avergonzarse de él  y de su origen, que añadirían más leña aún al fuego.    Un sacrificio económico por su parte en contrapartida de mi persona y en aras de mi gloria personal,  mejor dicho de mi sacrificio personal  e indefinido solo por el hecho de haber nacido en el seno de su vientre, de su hogar, de su circunstancia. Todas las cargas  me fue transferidas de antemano  desde el útero, como se hacía antiguamente, en la historia de los tiempos: Engendrar para producir y soportar, y me llevé todas las papeletas.

 

Esto último significaba que no me podría casar contra ningún “guiri”  porque mis padres no estaban preparados para salir de su entorno, básicamente debido a su falta de medios económicos para mantenerse sin mi ayuda.  Visto lo visto, nada más conocerlos, apenas si se iniciaba algún pequeño flirteo,  rápidamente echaba el cierre, me volvía antipática y procuraba espantarlos con la idea que habían errado en sus intenciones.  Así de sencillo.

 

Una vez cumplida la meta y las ambiciones de mi señora madre, es decir contraer un matrimonio ventajoso, mantenerla y además en un estatus social alto,  tal y como era de esperar tras  sus desvelos durante mi infancia; tomó posesión de mi hogar, que de mi vida ya lo había hecho desde sus inicios,  excepto aquel año en EEUU,  y se  convirtió en una viuda feliz, muy muy feliz tras el fallecimiento de mi padre.

No era de extrañar, pues, que con  todos estos antecedentes ocurrieran dos hitos importantes en el momento planetario adecuado.  El primero que saltara todo por los aires cuando mi vástago menor cumpliera la mayoría de edad. El segundo que en mi mente y en mi corazón pensara visitar   Escandinavia en cuanto dispusiera de cierta libertad económica.

Las siguientes entradas estarán dedicadas a dicho viaje.

 

 

Como los detalles del viaje fueron  escritos en su día, en los albores del siglo XXI, me limitaré a fotografiar el texto en las siguientes. Resultará mucho más fidedigno y el pasado lo soñaré presente.

Al releer para corregir esta entrada constato, nada nuevo por otra parte, que este blog es demasiado personal, cosa mal vista en la blogosfera, pero lo cierto es que me da igual, estoy tan agradecida a todas las cosas mal vistas que me han ayudado a ser feliz. Está  dirigido de manera directa a mis descendientes, esos que nunca tienen tiempo para escuchar y a la siguiente generación, conocida vulgarmente como “nietos”. Hoy es el cumpleaños de mi nieto menor, y aunque solo cumpla siete, puede que dentro de medio siglo, ojalá ocurra antes, pueda leer estas letras y sonreirse.  Si de paso sirve para algo más o me ayuda  encontrar amig@s con los que conseguir comunicarme desde el corazón, miel sobre hojuelas.

Publicado en RECUERDOS, SOLILOQUIOS | Etiquetado , , | 2 comentarios

UNA NUEVA PISCINA

MIÉRCOLES, 13 DE FEBRERO DE 2013

EN LA NUEVA PISCINA

He descubierto una nueva piscina municipal, realmente nuevecita, un par de kilómetros más allá de la que acostumbro frecuentar por aquí, ¡y me ha dado tanto gusto zambullirme en ella! con solo dos personas más nadando, agua limpia, vestidores impolutos,  amplias taquillas, servicios idem,  agua de las duchas bien calentita y con suficiente, mejor dicho, mucha, presión, al igual que en las cisternas. 
¿Donde? En Els Poblets, cerca de Denia.


http://www.noticiasmarinaalta.es/component/k2/item/1243-els-poblets-lajuntament-assumeix-la-gesti%C3%B3-de-la-piscina-coberta-fins-concloure-el-proc%C3%A9s-dadjudicaci%C3%B3-del-servei.html

Esta vez no me ha molestado el costado al lanzarme, aunque lo he hecho con ciertas precauciones, pero ha dado la cara el menisco que me fisuré el pasado verano. Un taco a tiempo y se ha comportado.   Esta vez he conseguido nadar algo más fuerte, ¿o será porque no tenía con quien compararme? El caso es que me ha gustado mucho.

Metiendo la tercera marcha (persona):
Mientras daba brazadas recordaba “las posturitas” de ballet acuático  aprendidas en aquella piscina del High School en Tulsa allá por 1965, valga de muestra este botón. Ahora resultarían a todas luces inviables, pero recordaba cómo sorprendía a los bañistas, allá por 1967 cuando se le ocurrió hacerlas, ya de vuelta, en la playa de Cullera, seguramente para impresionar a aquel joven que la devoraba con la mirada, el que sería su futuro marido cinco años después, con las carreras terminadas. ¡Cosas que hacían “los niños y las niñas bien” de entonces…. estudiar mucho para encontrar lo antes posible un buen trabajo, casarse y formar un hogar cristiano!
Resulta curioso, ahora ya no pertenece a grupo con el que fotografiarse,  que siempre acabara ubicada en parecido lugar dentro de cualquier grupo  y no es que lo eligiera, era algo circunstancial y aleatorio, pero repetido. En esta imagen en la fila de atrás la última de la derecha, la del bañador más simplón, “importado” del suelo patrio.


Excursión de Preu junto a las compañeras. Imagen sacada  en Río Lobos unos meses antes. Ubicación evidente:  detrás, esta vez en el extremo de la derecha.  Algún sino espacial debía encontrarse  en los extremos ….. para poder salir corriendo sin demasiados tropiezos, ni por supuesto avalanchas.


 
En la página del libro anual de la Escuela. Si, si todavía eran los tiempos del “Grease”. Vividos en vivo y en directo.
 

Los profesores del Nathan Hale (nombre de heroe americano) High School (Escuela Pública)
En la esquina de la derecha la profesora que más le influiría en su vida,  esto lo notaría mucho más tarde.  Mrs. Elson impartía clase de Lengua y Literatura Inglesa al nivel más alto.  Si hubiera podido elegir madre, ella habría sido su elección; fue un flechazo mútuo que acabó trágicamente, con el fallecimiento de la maestra por cáncer de mama a finales de curso, corría el año 1966.  Tiempos tan repletos de intensas  emociones pero esta la más dolorosa de todas.


Breve entrevista para la revista del año a la becaria de entonces.
El texto resulta simple pero analizándolo con perspectiva histórica no tiene desperdicio.  No decía lo que sabía que iba a ocurrirle sino lo que hubiera querido que le ocurriera, no se podía hacer otra cosa como representante de su país en aquel apartado lugar, en Tulsa ,”The Oil Capital of the World” según se le denominaba entonces. http://en.wikipedia.org/wiki/Oil_Capital_of_the_World*
http://lcweb2.loc.gov/diglib/legacies/OK/200003712.html*



Esta “ciudad de las hadas” nocturna que rodeaba la ciudad  en realidad se convertía en esto al amanecer


 Ciertamente el aspecto nocturno de tantas extractoras de petroleo a su alrededor otorgaban al lugar un aspecto de cuento de hadas, pero nada más lejos de dicha realidad. Esto debería haberle enseñado  que nada era lo que parecía y que se anduviera con mucho cuidado el resto de sus días, pero parece que tardo demasiado tiempo en enterarse del todo…. visto lo visto.
 


Dos veces cruzaría el océano Atlántico, esta es la cursi imagen de la ida allá por 1965. Durante la estancia en el barco recibió el diploma a la chica más feliz entre los alrededor de 360 becari@s adolescentes europeos que se desplazaban en aquel viejo cascarón.  Tenía sus buenos motivos,  sabía que viviría aquel presente tan intensamente como para eternizarlo en su memoria.

 
El Atlántico en el viaje de vuelta. (1966) Volvió como Jo, con  la que sería su habitual gorra ….  y de la que todavía no se ha  despojado. 
 
 
La siguiente imagen tiene varios secretos implícitos y  puede que no tarden en aflorar. 
 
 
En sus oídos volvía alojada la melodía que acabaría  convertida en el himno “racional”de sus entrañas, segura e inconscientemente inspirado por Mrs. Elson, o sencillamente porque se reconocieron en cuanto se trataron y se sintieron  miembros de la misma familia del corazón, en la distancia y en la memoria. 

Tanto recuerdo para reconocer que se ha pasado la vida  entre aguas, pese a haber nacido en secano.
No conviene olvidar que lágrimas también son agua, aunque nadie repare en ello.
El siguiente viaje largo, largo de verdad, será el que le lleve a ninguna parte y esta vez sin alforjas.  Llega un momento en que el cuerpo se aposenta y lo más lejos que le gusta llegar es a una piscina.

*Estos enlaces están muy imbricados en el sentido de la experiencia de aquel año.  Hasta el punto que acabaría siendo confundida con una india cherokee, por su piel morena, por sus trenzas y por su recién adquirido “oakey twang”.

 

Publicado en ABUELADAS, SOLILOQUIOS | Etiquetado , , | Deja un comentario

UN RATO PASADO POR AGUA

 

SÁBADO, 9 DE FEBRERO DE 2013

UN RATO PASADO POR AGUA

En cierto modo me siento en deuda por, sin intención,  haber dejado alguna amargura flotando por este blog, un espacio con aspiraciones a locuelo dentro de los límites propios de mi imaginación y demás condicionantes. 
Es por ello que esta mañana, aunque hubiera deseado que fuera antes, tan solo retenida por el consejo de la “fisio” que me recomendó frenar mi impaciencia, me zambullí en la piscina tras cinco meses, más de cinco terribles meses de sequía por los más diversos motivos, desde físicos hasta circunstanciales pasando por los desesperantes,  dado que llevaré unos veinte años nadando con cierta continuidad, no por gusto, sino por el bien y en previsión de mis prometidos achaques de espalda como una fastidiosa lordosis aplicada desde la cuna. 



Gracias a esta actividad he conseguido sortear varios  inconvenientes,  lo que me consta y tan solo últimamente, cuando he faltado a la cita con mi amada… agua …. por  tantos motivos expuestos anteriormente, es que me ha surgido esta lumbalgia centrada precisamente en ese punto x  a la altura de  la cintura,  el que me dañé seriamente  a los veinte años al caerme desde un columpio en el balneario de Panticosa, cuando este se rompió mientras le estaba “dando fuerte”. Y cuando digo fuerte, es muy fuerte, que una siempre fue bastante bruta para eso del juego y del deporte.¿Cuantas veces no me habré quedado sin poder respirar durante unos segundos por motivo de las chufas?, pero no escarmentaba porque mi cuerpo podía seguir y seguir y seguir. 


 Ya no me avergüenza reconocer que  a esa edad seguía sintiendo por los columpios la misma “atracción fatal” de cualquier crí@ pequeña.  También me entusiasmaban los cortometrajes de Tom y Jerry y cía. así como  leer cuentos de hadas en versión inglesa, de los que no se publicaban en nuestro país pero podía encontrar en la biblioteca británica de Madrid.  Este último fue mi espacio favorito durante muchos años, cuantas horas no habré pasado entre sus paredes y tan gratas, tanto, tanto que su recuerdo se  apunta como  un haber importante en la contabilidad de la memoria de los placeres.



El caso es que mi intención era escribir sobre la horita de la piscina.
Me zambullo de cabeza, como siempre. Al estirarme el músculo lateral izquierdo de la parte central de la espalda, como quiera que se llame,  se resiente. 
Tacogordoquellevaeñe…. te quejas. Venga al principio iremos de espalda para que no te quejes.
Hago unos largos de espalda, me aburren soberanamente, parezco un tanque en la calle de la piscina. Mientras tanto llegan otros piscineros, echan un vistazo, como hacía yo antes, ven al tanque de mi cuerpo y se largan pitando a otras calles.  En el fondo me alegro, me encanta nadar  a mis anchas sin que nadie me moleste.
Como me aburro pronto me plantaré boca abajo y comenzaré el crawl, este va en automático y además me permite divagar de lo lindo.   
Al poco rato  si entra una joven no sin preguntarme antes si es calle de natación libre, osease que le he parecido una torpe principiante, me guste o no, de espaldas, es lo que hay.

                              ¡Yo no soy esa!

Venga, ponte tripa abajo y de crawl, respirando cada tres brazadas. Técnica depurada, fondo amplio, velocidad… ¿lenta? Noooooo, ahora es muy lenta. Horror, he perdido masa muscular decente por un tubo, toda lo que me abulta ahora debe ser de lo más indecente, quiero decir fláccida. 
No queda otra que conformarme, seguir nadando. Con que no duela nada me he de conformar.
La compañera de calle (calle piscinera, se entiende)  me propone nadar cada una por el mismo lateral, me niego exponiendo mis razones, estoy acostumbrada a rotar y como voy en automático no sería la primera vez que ante semejante propuesta se me fuera la olla y viniera a dar de cabeza contra el otro.  
Hemos hecho bien, poco después entra un varoncito, me mira con cierta ¿ironía?, una vieja en neopreno nadando despacio, interrumpiendo el ritmo vivaz habitual. Para más inri lo que no sabe es que no paro y le tocará adelantarme continuamente.


Mira por donde me voy a aprovechar de sus patadones que producen burbujitas y si consigo seguirle será como nadar inmersa en un “spa”.  Ayyyyyyns que apenas si llego, al principio algo, luego adiós burbujitas adiós.. Bah, lo dejaremos, habrá que seguir al ritmo de tortuga.  ¿Y si lo incremento?  Lo intento, la cintura se vuelve a quejar.  Vale, vale tía, ya te vale, iremos despacito.
Y así durante cincuenta y cinco minutos.  Salgo cinco  antes de cumplir la hora para poder elegir ducharme a mis anchas, así cuando lleguen las demás habré acabado. Este es un viejo truco para optimizar la comodidad personal en los vestidores públicos.
Tras una siesta reparadora, (hay que ver qué gusto da dormir tras haber nadado y llenado el estómago), me asomo al blog y aunque el ombligo me rechine de lo lindo de tanto mirármelo, decido hacer esta entrada para ver si  consigo provocar alguna sonrisa a quienquiera que se entristeciera con la entrada anterior.   

Publicado en ABUELADAS, RECUERDOS | Etiquetado , , | Deja un comentario

LA MADRINA

VIERNES, 8 DE FEBRERO DE 2013

LA MADRINA

EL ESLABÓN DEL PAVOR

Porque pavor implica más que miedo, se puede tener miedo y que este sea el acicate para la acción, ocurre mucho más de lo que nos imaginamos, pero pavor supone miedo paralizante.  Ese que tantos conocemos al principio de nuestras existencias y encima nos sentimos afortunados de poderlo contar, superado o no.




Hola niña pequeña, mi primera nieta, la única que conoceré  y de la que soy madrina.  Esto último supone mucho más de lo que se podría suponer, pero eso dejaré que lo cuentes tu más adelante.  Ahora soy vieja, tengo 63 años  y dentro de seis o siete meses me habré ido.  
A través de estos brazos que te sujetan el día de tu bautizo, al tercer día de tu nacimiento y en la propia clínica para liquidar la cuestión cuanto antes, ibas acompañada por tus padres, por un cura y  por dos desconocidos que hicieron de testigos, nada más. Yo me iré y te dejaré sola en ese entorno. Padres, Aspiraciones (representadas por el clérigo) y MUCHOS DESCONOCIDOS que habrán de acabar formando parte de tu familia, una nueva familia.  Algunos todavía no han nacido, otros acaban de hacerlo, pero eso ya te encargarás de descubrirlo con el paso del tiempo.
 
 
En esta imagen debías tener unos nueve meses y como buena descendiente de quien se acaba de marchar tenías prisa por salir corriendo y descubrir lo que había a tu alrededor. Como también llevas sangre de tu padre no te conformarías con lo cercano y necesitarías irte lejos, lo más lejos posible para seguir aprendiendo sobre lejanos entornos ajenos y hacerlos propios.  
 
 
En el sentido motor fuiste precoz, con una precocidad que caracteriza a los primogénitos motivada por las inocentes aspiraciones de unos padres primerizos.
En esta imagen tu madre, de luto tras mi fallecimiento se toparía con un fotógrafo mientras te paseaba por el Paseo de la Castellana y querría  dejar constancia de su última hazaña. Por entonces tus padres no tenían cámara de fotografiar, bien sabes que nunca la tuvieron,
No te gustaba para nada que te llevaran en el cochecito, ya eras mayor, naciste muy mayor, casi vieja,  algo que te traspasé a través del abrazo  en la primera imagen, de tu madrina y abuela que  en estos momentos te está dictando.
Tanta prisa e inquietud debió  parecerle insufrible a mi hija, tu inexperta madre, pero tan dominante como la mía, tu bisabuela. Ya te contaré alguna anécdota  acerca de ella. 
 


Por tanto, ella, mi hija, tu madre, ideó una estratagema para tenerte quietecita siempre que lo deseara y de la cual da fe esta fotografía. En la anterior se te ve feliz jugando a mantener el equilibrio dentro del cochecito, en esta se te ve triste, quieta, paralizada porque te había colocado un perrito relleno de miraguano  (un relleno anterior al peluche que se distinguía por su feo aspecto) delante tuyo. 
Pero no, no era el juguete lo que te asustaba, sino que a través  de un roto, o descosido en su vientre, se podía percibir el dichoso miraguano saliendosele del mismo a modo de enorme herida, como si se le salieran las tripas.   Ello te paralizaba al instante, te daba terror y ni mirar querías al pobre monigote.  Debías pensar que debería dolerle horrores, o sencillamente que lo que se presentaba  ante tus ojos era algo horriblemente feo.  Demasiado temprano la pusieron delante, pero tendrías que aguantarte y apechugar, como el resto del mundo.


Lejos, muy lejos estaba tu madre de imaginar por entonces que acabarías así, viviendo con perros, y que ella acabaría siendo testigo.

Alrededor de los cuatro años un pequinés te comenzó a perseguir porque corriste demasiado delante de sus hocicos; fue cuando estabas junto a tus padres  sentados en la terraza del Mayte Comodore de Madrid. Al final caíste y recibiste  el primer esguince de tu vida de propina.  Poco después tu padre vino con un cachorrito milrazas, fuiste la niña más feliz del mundo, aquella noche dormiste abrazada a él, a la mañana siguiente tu madre lo hizo desaparecer.
Todos los perros que se cruzaran por tu camino posteriormente tendrían algo que ver contigo, no lo podías evitar, hasta descubriste lo que eran las garrapatas con la ayuda del perro de tu tía, mi hermana  Flora, que vivía en algún lugar de la huerta Murciana; y no paraste hasta quitárselas todas con tu inocente manita  y sin que se enteraran los mayores que eran unos regañones miedicas. Os hicisteis los mejores amigos, poco después te devolverían a la cárcel del  pequeño  piso de siempre  sito en una de las calles de mayor tráfico de la capital, donde todo  era de color gris.


Cuando los tres samoyedos, y alguno más entre medias, se fueron al limbo de los perros fuiste a la perrera a buscar alguno abandonado y encontraste a Pipa, esa preciosidad de cruce entre caniche y pequinés.  Tenía cinco años, no la querían sus dueños porque tenía leishmania y cuatro cachorros muertos en su vientre.  En la actualidad ya tiene dieciocho años y anda ciega, sorda, con problemas de riñón, corazón, dentadura, espalda … y se encuentra muy delicada.




Ya te habría gustado haber nacido en el pellejo de este bebé, pero no suele  acaecer la vida como uno elije. Palabra de tu abuela, que también tuvo su ración de terror  antes  y durante su propia despedida de este mundo…. sin adjetivar…..que para eso llevo muerta el mismo número de años que tienes y se me olvidaron los adjetivos,  por mi limbo no existen.


Esta es la imagen de tu abuela allá por el siglo XIX.  Comprenderás que no es cuestión de hacerte escribir por mi sin dar la cara.

 A ti te tocó lidiar con el eslabón del terror impuesto por alguien, igualmente esposada, contra quien nunca te podrías revolver, lo mismo me ocurrió a mi y también mucho más, como a ti seguramente  te habrá acontecido.   Ese alguien te tendría culposa y emocionalmente maniatada a su mismidad hasta que definitivamente  volviera  conmigo a los 97 años  suyos y a los 61 tuyos.
Zola ya había llegado a tu regazo un poco antes  que esto último acaeciera y Vega recientemente,   ambas arribaron a tu vida enganchadas entre los hilos del destino y se plantaron en tu lecho y en tu solitud voluntaria, que no soledad. Estabas tan acostumbrada a vivir sola desde que te nacieron que no  resultó triste ni gravoso.
Estas dos no eran perras adecuadas para tu circunstancia pero no pudiste evitar  sentir aquel intenso  flechazo por ambas y  ahora ahí  te tengo hecha una vieja rara que solo calza deportivas y siempre va  flanqueada por dos animales que le superan en peso.  Me atrevería a decir que son ellos, los animales irracionales, todos los que se cruzaron por tu sendero quienes a su manera salvaron lo mejor de tu vida.


Me parece que fue a partir de la partida de tu progenitora que te atreviste a abrir, con mucha incertidumbre aquél terror congénito, puede que lo hayas logrado antes de tu fallecimiento oficial, que es lo que viene siendo habitual en nuestro género, o quizás puede que ya estés fallecida en gran medida  pero no te hayas enterado, esto es lo que tendría más sentido..  Todo el proceso desinhibitorio comenzó con una enorme tormenta de rayos y truenos que te ofreció la chispa para intentar “escapar.”. Comprenderás que no lo pueda desear porque en mi limbo los deseos no existen, y si  me estoy manifestando  en estos momentos es porque me encuentro inmersa en tu sangre junto a tantos otros y otras de los que ya habrás tenido noticia y MUCHOS MÁS QUE DESCONOCES.  Eso  mi querida nieta y única ahijada, solo dependerá de ti. ¿o quizás tampoco?

Publicado en RECUERDOS | Etiquetado , , | Deja un comentario