SCHEREZADE


SCHEREZADE

Scherezade era una joven musulmana elegida por el desconfiado sultán de turno para ser su esposa por un día, puesto que a la mañana siguiente la mandaría ejecutar. El hobby de este mal hombre era merendarse un virgo al día, tras lo cual la hembra de turno era eliminada cumplida su función. Scherezade sabía lo que le esperaba, la diferencia con las demás es que poseía una infinita imaginación, seguramente a consecuencia de su gran inteligencia. Desde la primera noche comenzó a narrar historias y aventuras más o menos procaces a su monarca dejando los finales pendientes para el día siguiente, de este modo el sultán quedaba en vilo por conocer el final de cada cuento y nunca podía mandarle ejecutar. Con el tiempo y tras mucho cuento el monarca acabó enamorándose de esta mujer tan particular que acabó convirtiéndose en su favorita.

Este es el hilo conductor de Las mil y una noches, un clásico de la literatura mundial. Me refiero a esta obra para reivindicar la enorme importancia de la imaginación en el desarrollo del individuo. Es un ingrediente elemental de nuestra inteligencia, sin ella no habríamos podido sobrevivir. Implica la capacidad de crear nuevas situaciones para mejorar, también a veces para empeorar. Me hace gracia recordar que mi padre, sin saberlo, empleara la misma técnica para mantener la atención de su hija sentadita a la cabecera de su cama día tras día.

Hace bien poco he tomado una mayor conciencia de mi enorme ignorancia a lo largo de todos estos años, y el hecho de que ahora sepa un poquito más no me exime de su compaña. Así pues he vivido bajo unas premisas que ahora me parecen absurdas. Por ejemplo: al ser una niña bastante activa siempre necesitaba estar haciendo algo, cuando descubrí la lectura mi vida se enriqueció cualitativamente, puesto que en lugar de correr sin parar por el pasillo de mi casa-cárcel ya podía volar junto a los protagonistas de todas aquellas historias sin fin. Dejaron de existir aquellos eternos minutos vacíos, se llenaron de aventuras gracias a todos los autores que quisieron compartir su imaginación literaria conmigo.

Como aquel vil sultán devoraba cuento tras cuento y tanto me gustó el negocio que decidí convertirme algún día en autora de los mismos. Estaba siguiendo el patrón más antiguo del aprendizaje, la imitación. Me ha gustado engañarme. Escribía sí, podía transmitir, quizás, pero de ahí a convertirme en autora de éxito, leída en muchos idiomas en muchos países, y sobre todo poder vivir de mis palabras era una quimera. Qué listilla era mi niña: libro = difusión, difusión = dinero, por tanto con un solo libro podría ser tan rica como fuera posible, y además respetada. Menuda optimización del trabajo, que ambición tan ciega. Que cierto es ese refrán de “la ignorancia es atrevida”. Ahora me entra la risa al recordar la enormidad de mi atrevimiento juvenil.

Para llegar a esta última conclusión me he servido de mis prójimos, muchos de ellos tan ignorantes como yo. Escuchar sus razonamientos, sus decisiones y contrastarlos con sus acciones; en suma, observar sus incoherencias me ha servido para dirigir la luz hacia mi “projimidad” para encontrar en lo más profundo de mí las mismas contradicciones ajenas, las mismas lagunas, los mismos miedos. Y de este pozo tan profundo y tan oscuro ha surgido por primera vez algo desconocido para mí, creo que algunos le llaman amor, aunque yo no estoy tan segura porque llamamos amor a conceptos variados. En fin, si amor es todo aquello que une, puedo pensar que la pena sentida por mi misma se ha expandido hacia los otros, me siento unida en ese dolor universal con mis prójimos y quizás esto sea una forma de empatía, un cierto amor. Al entenderme, al entenderles puedo perdonarme y perdonar los aspectos turbios de esta naturaleza humana que compartimos.

Anuncios

Acerca de emejota

Peripatética.
Esta entrada fue publicada en EL NOBLE EJERCICIO DE PENSAR y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s