A PROPÓSITO DE RICARDO III… SHAKESPEARE

 

LUNES, 4 DE FEBRERO DE 2013

A PROPÓSITO DE RICARDO III… SHAKESPEARE

A propósito de la reciente aparición y exhumación del esqueleto de Ricardo III en el subsuelo de un parking de Leicester traigo a colación la famosa arenga del rey Enrique V ante la batalla de Agincourt, en versión Shakespeariana.
 
 
La aparición de Ricardo  III me ha recordado, inevitablemente, el caldo de cultivo en el que me crié durante la infancia y hasta los catorce años.  Bebedizos británicos compartidos con  los nacionales, estos últimos siempre en segundo plano, por todos los niños y niñas que acudimos al British school durante aquellos diez años, una experiencia democrática en plena dictadura, de los cuatro a los catorce.  A Esperanza, si ,la nuestra, la de Madrid, también le  debieron alcanzar las flechas de aquella arenga …. pero mucho más tarde que a mi persona.  Ella era de las pequeñajas. 
Ahora se podría aprovechar para añadir que ello encaja como un guante con su actitud responsable y luchadora,  escrito esto último al margen de partidos, ideologías y demás florituras. No deja de tener su gracia. 
Nos educamos impregnados por la archifamosa arenga  de Enrique V shakespeariano debido a que las Misses y Mistresses de nuestro tiempo no paraban de machacárnos el poema hasta que conseguían que lo recitáramos de memoria…..  al menos  quienes mayor afinidad sentíamos por la pasión y elocuencia shakespeariana.  
Esta debe ser una de  las razones, entre otras diversas, por las que algunos de nosotros a los catorce ya nos habíamos tragado las obras completas de Shakespeare, muchas de ellas en versión original y nos sentíamos muy superiores a la mayoría de nuestros coetaneos, amen de ser bilingues a tan temprana edad.  Estamos hablando del periodo comprendido entre 1953 y 1963. 
En varias ocasiones los cristales de los ventanales de las clases fueron apedreados  por energúmenos que gritaban “Gibraltar Español” y luego salían corriendo.  Esta escuela, con anterioridad había sido un palacete sito en la calle Martinez Campos, contiguo al del pintor Sorolla y  comprado por la Pérfida Albión tras la Guerra Incivil   del Torete.
 
 
Aquellos niñ@s del British, pues era mixto, debimos acabar convertidos en bichejos especiales, aunque entonces ni nos percatabamos, es algo que salió a relucir mucho  más tarde.  No comulgábamos con las  mismas ruedas de molino de nuestra generación, sino con las de  Shakespeare, Austen, Dickens, Highsmith, Galsworthy , Eliot, Shelley, Browning, Wordsworth  y tantos otros ;sin olvidar a nuestros clásicos,  puesto que también cursamos el bachillerato español, pero solo durante un par de horas por las tardes y con los  exámenes por libre en Junio, todas las materias examinadas de golpe y en un par de días.
Perdonen mis lectores que me entre la risa cuando escucho tantas quejas de todo tipo,  señor@s no se puede educar entre un exceso de algodones porque luego pasa lo que pasa y a la larga no funciona. Ohhh Once more unto the breach, dear friends, once more;

Or close the wall up with our English dead.
In peace there’s nothing so becomes a man
As modest stillness and humility:
But when the blast of war blows in our ears,
Then imitate the action of the tiger;
Stiffen the sinews, summon up the blood,

 
 
Henry de Fifth  según Sir Lawrence Olivier, rodada allá por 1944 y disfrutada varias veces en el salón de actos del colegio. …. Once more unto de breach dear friends, once more….
 
The most celebrated rendition of the speech comes from Laurence Olivier’s performance in the 1944 filmThe Chronicle History of King Henry the Fifth with His BattleFought at Agincourt in France, better known to the world just as Henry V.
The breach in question is the gap in the wall of the city of Harfleur, which the English army held under siege. Henry was encouraging his troops to attack the city again, even if they have to ‘close the wall with English dead’.
 
KING HENRY V:
Once more unto the breach, dear friends, once more;
Or close the wall up with our English dead.
In peace there’s nothing so becomes a man
As modest stillness and humility:
But when the blast of war blows in our ears,
Then imitate the action of the tiger;
Stiffen the sinews, summon up the blood,
Disguise fair nature with hard-favour’d rage;
Then lend the eye a terrible aspect;
Let pry through the portage of the head
Like the brass cannon; let the brow o’erwhelm it
As fearfully as doth a galled rock
O’erhang and jutty his confounded base,
Swill’d with the wild and wasteful ocean.
Now set the teeth and stretch the nostril wide,
Hold hard the breath and bend up every spirit
To his full height. On, on, you noblest English.
Whose blood is fet from fathers of war-proof!
Fathers that, like so many Alexanders,
Have in these parts from morn till even fought
And sheathed their swords for lack of argument:
Dishonour not your mothers; now attest
That those whom you call’d fathers did beget you.
Be copy now to men of grosser blood,
And teach them how to war. And you, good yeoman,
Whose limbs were made in England, show us here
The mettle of your pasture; let us swear
That you are worth your breeding; which I doubt not;
For there is none of you so mean and base,
That hath not noble lustre in your eyes.
I see you stand like greyhounds in the slips,
Straining upon the start. The game’s afoot:
Follow your spirit, and upon this charge
Cry ‘God for Harry, England, and Saint George!’

 

Anuncios

Acerca de emejota

Peripatética.
Esta entrada fue publicada en RECUERDOS y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s