SALIDA POR LA TANGENTE

SALIDA POR LA TANGENTE
Y mira que llevaba años dandole al cruce de coordenadas, a la relatividad, al circulo, a la biología, a la astrofísica y demás zarandajas, pero nada, vueltas y vueltas hasta que un buen día de tanto acercarse el cántaro a la fuente, en este caso un simple lavabo, fue y se le rompió.
Resultó algo muy sencillo. Aquella mañana dejó los pensamientos encima del lavabo sin demasiado miramiento para poder trenzarse a dos manos, de haber tenido tres no los habría tenido que soltar de aquella manera. Un empellón inconsciente y quedaron desparramados por el suelo junto al cepillo y al pequeño peine. A continuación los miró detenidamente y les dijo, – pues he de salir que tengo mucha prisa, ahí os quedareis hasta cuando os toque el turno. – Y se fue.

Tardó en llegar y cuando lo hizo se encontró algo raro en el suelo, como si sus pensamientos se los hubieran tragado las baldosas dejándo tras de sí una circunferencia a medio cerrar con una especie de rabillo lateral, que bien podría asemejar una tangente.
Tras quedarse mirando un buen rato aquella especie de sombrajo sonrió satisfecha mientras murmuraba – ya te tengo bacalao – y no sin antes apuntar cuatro garabatos en el reverso de la cuenta del super que tenía al alcance de su mano, se dirigió a la cocina para darle un hervor.

Anuncios

Acerca de emejota

Peripatética.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s