UN BUEN RAYO ME PARTA

Estaban dos lindas viejecitas, muy parecidas a Emma, la del moñete de Looney Tunes. (http://es.looneytunes.wikia.com/wiki/Abuelita) , sentadas en una cafetería hablando de sus cosas. Agudicé el oído y escuché este fragmento de su conversación, siempre me hacía gracia escuchar sus batallitas ya que nunca tuve un abuel@ que me las contara.

La una: “Hija has visto como llueve ahora, menudas ríadas, cuanto miedo pasarán las personas que se les inunde la casa”.
La otra: “Y qué me dices de los incendios, claro con tanto sequedad y tanto desaprensivo suelto” “En nuestros tiempos no ocurrían estas cosas”.
La una: “Eso es porque no nos enterábamos de la misa la mitad, y por cierto menudo rollo de misa las de ahora que hay que andar atentas contestando, cuando estábamos tiernas las decían en latín y como acudíamos cuando volvíamos de la viña con mis padres no había que decir nada, de modo que me ponía de rodillas y me dormía hasta el ite misa est”. “Menuda siestecitas ricas me echaba”.

La otra: “Te estás olvidando que antes en domingo no se trabajaba”
La una: “Mis padres sí lo hacían y decían que luego de rato en rato uno se confesaba, se rezaban unas cuantas jaculatorias y a correr que son dos días, pero que la uva no podía esperar y que seguro que el buen dios no querría que nos murieramos de hambre”.
La otra: “Pues vaya familia, ¿y ellos también se dormían?”
La una: “Lo único que recuerdo es que todos nos poníamos de rodillas y no nos levantábamos hasta el ite ese. Teníamos fama en el pueblo de ser muy devotos y el señor cura quería que mi hermana mayor se fuera con él a trabajar como ama de llaves.”

La otra: “¿Y qué dijeron tus padres?”
La una: “Nunca lo supe pero ella no quería, además andaba con el mozo más guapo del pueblo y este le había prometido llevársela muy lejos”. “Solo escuché a mi padre decir algo como que MEJOR ME PARTA UN RAYO A QUE ME LLEVE LA CORRIENTE”
La otra: “¡Qué miedo”!

La una: “No te creas, un rayo te parte y ni te enteras, si te dejas arrastrar por la corriente pasas un buen rato de angustia… total, para acabar lo mismo. Estoy de acuerdo con mi padre también prefiero que me parta un rayo.” “Poco después vendió todas las viñas y nos vinimos a la ciudad donde encontró trabajo en una herrería. Al trabajar con fuego, en cierto modo, el rayo que le partió la vida nos alimentaba”.

Anuncios

Acerca de emejota

Peripatética.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s